PROPUESTAS DE VALOR DE INTERNET OF THINGS DESDE ESPACIOS COLABORATIVOS

De cuando el SmartPhone entró en el hogar. Experiencias de aprendizaje en proyectos colaborativos en el ámbito del Internet of Things

Hace no tanto que el SmartPhone ha entrado en nuestros hogares. Pero como el minuto se ha devaluado como la moneda, parece que fue hace más de una década. Si observáis lo que hacen las personas con las que convivís (sea en vuestro hogar, sea en hogares afines al vuestro), comprobaréis que utilizan el SmartPhone en todos los espacios del hogar, incluido el baño. Ahora bien, si alguien os preguntara acerca del uso del SmartPhone en vuestro hogar, es probable que os mostrarais más recatadas, sobre todo en determinadas circunstancias. Así somos los seres humanos.

Desde que el SmartPhone entró en nuestro hábitat, el hogar es potencialmente Smart (inteligente). Algunos investigadores llevan tiempo (recordemos la domótica) trabajando en el desarrollo de innovaciones tecnológicas para generar oportunidades de negocio en diferentes ámbitos relacionados con la gestión del hogar y de sus habitantes, en materias como la energía, la salud, la alimentación y  la seguridad. Pero el incremento exponencial de la conectividad de los hogares ha provocado una mayor atención en este espacio.

Al poco del inicio de nuestra andadura en H-Enea Living Lab, se nos encomendó realizar una investigación en el ámbito de la salud y el hogar. Para ello dividimos el equipo de trabajo atendiendo a dos focos: las personas y la salud en el hogar por un lado, y las tecnologías y oportunidades de negocio por el otro. Al final del estudio convergimos los resultados (en el prediseño de la investigación se asientan los criterios comunes de la investigación).

Algo que aprendimos en ese proceso es que la investigación de oportunidades de negocio podía ser más viva, más participativa y más multi-perfil (más rica en variedad de perfiles profesionales).

El hecho de haber desarrollado un servicio de Internet of Things centrado en la persona usuaria en el entorno de la alimentación (con un previo estudio de las personas usuarias y la alimentación en sus hogares) nos brindó la oportunidad de embarcarnos también en la dinamización de un proceso colaborativo para detectar las oportunidades de negocio que el servicio podía ofrecer.

La  dinámica de análisis de oportunidades de negocio consistió en el desarrollo de un modelo de negocio (en base a un servicio diseñado con participación de personas usuarias) y el contraste del mismo en dos procesos de aceleración de startup.

En cuanto a las personas participantes, la mayoría conocían bien el sector de B2C (Business to Consumer), y eran expertas en marketing, desarrollo de producto,  innovación y diseño. Ninguna de las personas participantes tenía experiencia en la puesta en marcha de un negocio digital (aunque sí tenían conocimientos teóricos) y la media de edad de las personas participantes rondaba los 43.

De esta experiencia práctica se han generado activos de aprendizaje compartido aplicables a cualquier propuesta de valor relacionada con el SmartHome:

PROPUESTAS DE VALOR DE INTERNET OF THINGS DESDE ESPACIOS COLABORATIVOS

  • Confía en el grupo, lo importante es que cada persona falla en algo diferente.
  • El Business Model Generation y el Lean Canvas son un medio, no un fin. El tamaño importa, cuidado con generar muchos segmentos.
  • El servicio puede estar diseñado desde la perspectiva más innovadora, pero hay que vigilar los costes estructurales que conlleva esa sofisticación.
  • El prototipo funcional de la aplicación es clave, como lo es que la “cosa” conectada a internet y a la aplicación también lo estén, si no las personas que lo prueban no se llevan una idea de la función a la que responde el “Internet of Things”, lo que significa que la experiencia a evaluar se fragmenta y los resultados del test no reflejan la intención de la propuesta de valor.
  • El desarrollo de negocios en Internet es costoso y complejo, exige mucho tiempo de dedicación. Como claves para apalancar crecimiento nos identificamos con las principales conclusiones del trabajo de investigación realizado por Javier Creus: conectarse a plataformas existentes, agregarse a otros para disminuir esfuerzos, empoderar a las personas usuarias, instrumentar para que otras personas desarrollen propuestas comerciales y compartir recursos y conocimiento.
  • Queda mucho camino por recorrer, pero es mejor abrir el proyecto al exterior que guardarse el “tesoro”. La participación en procesos de aceleración de startup es un buen sistema de evaluación para reorientar la propuesta.
  • Para la consecución de objetivos es tan importante centrarse en el servicio mínimo viable como en el equipo mínimo viable. Dependiendo del estadio del proyecto algunos perfiles de participantes son más necesarios que otros.

Para finalizar os invitamos a echar un vistazo en los siguientes enlaces: