CÓMO

H-Enea Living Lab ha apostado por integrar una cuarta hélice (Carayannis and Campbell, 2009) al tradicional modelo de la Triple Hélice de la innovación, integrando la capa humana y social para generar propuestas de valor innovadoras.

El modelo de la “Triple Hélice”, definido por Henry Etzkowitz, profesor de la Universidad de Standford y experto en políticas de innovación, identifica tres actores o hélices (universidad, empresa y gobierno) cuyas relaciones –y su fluidez- determinan el funcionamiento de los sistemas de innovación y, en consecuencia, el crecimiento económico.

Para H-Enea Living Lab, la incorporación de la cuarta hélice significa que las soluciones que se transforman en negocio y en riqueza para la sociedad son las soluciones aceptadas por las personas usuarias/clientes, quienes deben estar incluidos/as en el proceso de innovación, en la búsqueda de oportunidades, en su definición y en su validación.

Ecosistema de innovación centrada en la persona usuaria
Cuarta Hélice, Ecosistema, Innovación social, Nodo

En la práctica, la incorporación de este cuarto actor supone escuchar la voz de los/las clientes de manera sistemática, facilitar su colaboración activa incluso en el proceso de conceptualización y diseño de productos/servicios, y su intervención en las fases tempranas de la innovación como usuarios/as activo/as. Emplear, por tanto, muchas de las técnicas y herramientas que nos proporcionan las ciencias sociales.

Como explica Jordi Colominas en el artículo “De la triple hélice a la innovación social: ¿Qué está ocurriendo en el citilab de Cornellà?”, publicado en “La factoría”:

“Los usuarios activos (las personas), el living Lab (la metodología) y la innovación abierta (el marco conceptual) parecen, pues, estar impulsando una nueva configuración en la que el usuario adquiere una relevancia en los procesos de innovación hasta ahora desconocida”

H-Enea Living Lab, es un entorno de experimentación y validación, caracterizado por la participación temprana de los/las clientes, que trabajan conjuntamente con otros/as stakeholders, y que concluye en ciclos rápidos de innovación.

También implica para H-Enea Living Lab y sus clientes la aplicación de un estilo de pensamiento que combine empatía para entender el contexto de un problema, creatividad para aportar soluciones y lógica para adecuar las soluciones al mundo real.

Esta filosofía está también avalada por la Unión Europea, que ha definido una serie de prioridades políticas en las que la ciudadanía, siempre, es el eje.

Cuando estas políticas se centran en la innovación, el/la ciudadano/a pasa a ser usuario/a potenciándose su rol de eje, de tal forma que, para la Comisión Europea, no se concibe un proceso innovador sin la participación, desde las fases embrionarias, de aquellos a quienes va dirigido el resultado de dicho proceso, esto es, de los/las clientes finales, de la ciudadanía, de las personas al fin y al cabo.

En el apartado Proceso de nuestra web te explicamos con detalle cómo trabajamos en H-Enea Living Lab para definir productos y servicios que incorporen la perspectiva de las personas que los van a usar.